Ile d'Arz © X. Dubois

île d’Arz

“¡En pie y resistiendo!” es el lema de Île d’Arz. Quiere decir que se trata de una isla con un gran carácter: como los marineros de lejanas tierras que se instalaron aquí, en el corazón del golfo de Morbihan y que hace que actualmente la isla sea conocida como “la isla de los capitanes”. Actualmente, los capitanes son jóvenes aprendices de la escuela de vela de Les Glénans, que se han instalado en esta tierra ya que ofrece las mejores condiciones para aprender a navegar a vela. Si desea descansar en tierra firme, prepárese para escalar a “Le Montagne” (la montaña), el punto más alto de la isla, que alcanza los... ¡13 metros! Subir a una altura tan leve no le supondrá un gran esfuerzo. Del mismo modo, los senderos costeros son muy accesibles y le permitirán hacer un tour completo por la isla. Al caminar por esos senderos descubrirá el carácter salvaje de esta tierra protegida, segunda residencia de numerosas ocas marinas de Siberia y el hogar de numerosas especies locales.

En este escenario de vegetación que mira al mar, tendrá la oportunidad de asistir al vuelo de las ocas en la puesta de sol: ¡una escena propia de tarjetas postales para llevarse un gran recuerdo de sus vacaciones!

Para hacer un paréntesis y descansar, las numerosas playas que existen a lo largo de los 18 km de costa de la isla le ofrecen una gran variedad de alternativas. En función del viento, las mareas y… sus ganas de pasarlo bien, podrá disfrutar de un buen baño a cualquier hora del día. ¡Es bien fácil, ya que no hay ningún punto de la isla en el que el mar esté a más de 400 metros de distancia! Y si desea completar su estancia en Île-d’Arz visitando algo realmente curioso, la excursión al dique del molino de Berno es obligatoria. Este magnífico molino de marea ha sido restaurado por un equipo de apasionados voluntarios y actualmente es un testimonio vivo de la actividad molinera de la isla en la Edad Media. ¡Belleza e historia se conjugan en este lugar haciendo las delicias de los isleños y los visitantes! ¡Por tanto, aunque Île-d’Arz es pequeña en cuanto a superficie (324 hectáreas), en ella se pueden realizar múltiples actividades! Entre hacer rutas en bicicleta o paseos en familia, descubrir la fauna y flora y realizar actividades náuticas, se le pasará el tiempo volando. ¡Île-d’Arz es una invitación a la plenitud y la serenidad, a unas vacaciones inolvidables en Morbihan!

  • Moulin de Berno sur l'île d'Arz © X. Dubois

    Molino de Berno en Île-d’Arz

  • Maison de capitaine © X. Dubois

    Casa del capitán

  • Paddle sur le Golfe du Morbihan © A. Lamoureux

    Paddle surf en el golfo de Morbihan

LUGARES IMPRESCINDIBLES DE LA COSTA

Caminando o pedaleando por los senderos, podrá hacer un tour completo por la isla… ¡Es casi una tradición para todos los que desembarcan en Île-d’Arz! Las callejuelas serpentean entre las pequeñas casas de pescadores, y recuerdan en cada paso porqué llaman a la isla la “isla de los capitanes”. En ningún caso debe abandonar la isla sin visitar el molino de Berno, allí conocerá el funcionamiento de un molino de marea “a la antigua”. ¡Un patrimonio marítimo excepcional restaurado con gran pasión!

MOMENTOS CLAVE DE LA VIDA CULTURAL

En el molino de Berno tiene lugar a finales de julio o principios de agosto una gran fiesta en la que se produce un encuentro de veleros tradicionales, cantos de marineros y fuegos artificiales sobre el mar. ¡Un evento mágico! El Gran Perdón de Ilur y la misa de los marineros tienen lugar el primer domingo de agosto. Y no debe perderse la tradicional Semana del Golfo, que se celebra cada dos años. ¡La próxima edición será en 2015!

Puede llegar a Île d’Arz saliendo de Vannes con Navix–Compagnie des Îles o bien con Bateaux Bus et Vedettes du Golfe, que también hace escala en la cala de Barrarac’h, en Séné. Del mismo modo, es posible embarcar en otros lugares del golfo de Morbihan: Izenah Croisières, desde Port Blanc, en Baden, o Le Passeur de Îles y Navix–Compagnie des Îles, con salida en Port Navalo, Arzon. Para los que viajen con su propia embarcación, existen numerosos fondeaderos disponibles.

Los encantos de Île d’Arz se pueden descubrir a pie o en bicicleta. Además, si no dispone de una, puede alquilarla en la propia isla. Un minibús le esperará a la llegada de su barco y le irá dejando en los diferentes lugares a visitar… ¡Compartirá momentos inolvidables con los habitantes de la isla!