Deportes náuticos en la isla a los monjes © Y. Le Gal

ILE AUX MOINES

Una desconexión completa tras solo 5 minutos navegando en barco, ¡ese es el gran secreto de Île-aux-Moines (Isla de los Monjes), la perla del Golfo de Morbihan! Desde el primer momento en que ponga los pies en esta tierra rodeada por la corriente de la Jument, considerada la más fuerte de toda Europa, sentirá que ha sido transportado a otra Bretaña, ¡le recordará a las islas griegas! ¡Una vez en la isla encontrará un laberinto de pequeñas casas blancas de pescadores, la hilera de callejones floridos desemboca en un pequeño jardín que ofrece vistas al mar y una forma de vida propia de una isla! En este enclave, la bicicleta es la protagonista, así que ahí va una recomendación: si desea integrarse como un isleño más, lo mejor que puede hacer es alquilar una bicicleta para descubrir sus callejones y recorrer los 14 km de senderos. En ocasiones será necesario bajarse de la bici y recorrer parte del camino a pie para llegar a alguna de sus calas desde donde podrá sentarse en la arena para contemplar la inmensidad del mar y sentirse como los grandes poetas.

  • Dolmen de Penhap © F. Galivel

    Dolmen de Pen Hap

  • Vélo sur l'île aux moines © E. D'Herouville

    Bicicletas en Île-aux-Moines

Si prefiere la arqueología a la poesía, diríjase al sur, donde encontrará el dolmen de Pen Hap a un lado del sendero. ¡Este monumento megalítico tiene entre 5000 y 6000 años de historia y es un testimonio arqueológico de la época en la que la isla aún estaba unida al continente! ¡Se puede decir que ha visto nacer y morir a varias generaciones de hombres!

A la hora del almuerzo, déjese llevar por su instinto y pruebe a visitar alguno de los restaurantes ubicados en plena explotación ostrícola: una buena ocasión para perfeccionar su conocimiento acerca de las ostras y de degustarlas directamente salidas del mar, acompañadas de un buen vino blanco. No hace falta que parpadee ni que se pellizque, no está soñando: ¡es real! Seguro que le gustará el ambiente sencillo y refinado de Île-aux-Moines.

  • Vue aérienne de l'île aux moines © Y. Le Gal

    Vista aérea de Île-aux-Moines

  • Vieux gréements près de l'île © Y. Le Gal

    Veleros tradicionales cerca de la isla

LUGARES IMPRESCINDIBLES DE LA COSTA

El clima casi meridional de Île-aux-Moines contribuye a la existencia de una flora realmente diversa. ¡Se han registrado 350 especies vegetales! Solo tendrá que recorrer las landas para admirar esta diversidad. En la época de floración, los asfódelos de Arrondeau se alzan orgullosos junto a las aulagas, alrededor de los senderos rodeados de nueces de coco. Numerosas aves paseriformes aprovechan la densa cubierta vegetal y los arbustos para refugiarse. Île-aux-Moines, en el corazón del gran parque natural del golfo de Morbihan, es una escala muy apreciada por un gran número de aves que en la isla encuentran reposo y alimento. Alrededor de los caminos, el paisaje se va transformando y las ensenadas protegidas se alternan con puntas rocosas. Los mejores descubrimientos los hará a pie o en bicicleta. Visite Pointe du Pen Hap, al sur de la isla, allí descubrirá el astillero de Guip, que se dedica principalmente a la construcción y restauración de barcos tradicionales y pequeñas embarcaciones de recreo. A partir de ahí podrá dirigirse al norte, hacia la Pointe du Trec’h y la cruz que culmina su famoso via crucis. La playa conocida como la Grande Plage, con sus características casetas, está próxima al Bosque del Amor, por lo que invita a una visita relajada y romántica. El tour de la isla cubre menos de 20 km… ¡Disfrute de la gran riqueza de la isla con la más absoluta tranquilidad!

MOMENTOS CLAVE DE LA VIDA CULTURAL

Si el mar marcó profundamente el pasado de Île-aux-Moines como atestigua su patrimonio, los isleños siguen conservando en la actualidad un ritmo de vida marcado por el mar, las fiestas del mar y de embarcaciones de vela siguen reuniendo a sus habitantes. Y, ¿qué le parecería una degustación de ostras en Pierre Martin al borde del mar? !

Bastará con una travesía en barco de 5 minutos de duración para acceder a Île-aux-Moines y sentir que está al otro lado del mundo. La compañía de cruceros Izenah oferta travesías regulares, varias veces al día desde el embarcadero de Port Blanc, en Baden. En temporada alta, hay otras compañías marítimas que ofertan transporte entre las islas: Le Passeur des Îles, Latitude 56, Navix-Compagnie des Îles y Les Vedettes du Golfe, desembarcando desde numerosos puertos del golfo. Para los navegantes que atracan en la isla, hay numerosas plazas reservadas a los turistas en los pontones o los cuerpos muertos. Para más información, puede contactar con el Ayuntamiento de Île-aux-Moines o con la Compagnie des Ports du Morbihan.

Le bastará con unos pocos minutos de travesía para llegar a Île-aux-Moines. ¡Tan pronto como desembarque, sentirá que ha encontrado ese retiro que tanto deseaba! Probablemente se cruce con algún que otro coche en la isla, pero como ocurre en el resto de islas del golfo, la mejor forma de descubrir este lugar es a pie o en bicicleta. El tour de la isla se desarrolla a lo largo de sus 17 km de senderos y se recorre en cuatro horas y cuarto. Se trata de una ocasión única para descubrir el humilde patrimonio de la isla y nuevos puntos de vista desde los que disfrutar del golfo de Morbihan. Si no tiene bicicleta, podrá alquilarla fácilmente en la isla.