El castillo de Suscinio © A. Lamoureux

El castillo de Suscinio

“Ser o no ser, esa es la cuestión”. El famoso monólogo de Hamlet (acto 3, primera escena) resuena entre las almenas de Suscinio y le sumerge de lleno en la tragedia de Shakespeare. Drama, venganza y asesinatos en un escenario majestuoso. Aquí no hay nada de cartón-piedra ni decorados. Le invitamos a vivir de cerca la historia, en el corazón de una auténtica fortificación del siglo XIII compuesta por torres, torreones, saeteras y adarves. Si a esto añadimos actores con trajes de época, afilados diálogos y algunos elementos de atrezo… ¡El teatro está servido en bandeja de plata!

  • Las almenas de Suscinio © A. Lamoureux

    Las almenas de Suscinio

  • El castillo de Suscinio © M. Schaffner

    El castillo de Suscinio

El castillo de Suscinio lleva muchos años sirviendo de escenario para obras de Fausto, Ionesco o Shakespeare desde hace muchos años, para también se representan obras ambientadas en la historia de la Bretaña. Cada verano, con ocasión de los espectáculos históricos de Rhuys, el patio se adorna con banderas y luces y se rinde homenaje a los antiguos propietarios. El castillo primero fue priorato, luego casa solariega, residencia de caza y posteriormente palacio de los Duques de Bretaña. El castillo de Suscinio esconde entre sus muros de piedra numerosos misterios. Se cuenta que al duque de Bretaña le encantaba pasar allí sus vacaciones de verano. ¡Es comprensible! A cualquiera le gustaría tener una segunda residencia tan cerca del mar: a solo unos pasos de las playas de Sarzeau, entre dunas y marismas, es una residencia de 6000 m2 con vistas al mar. Aunque actualmente no es posible alojarse en el castillo, acérquese, realice la visita, entre, descúbralo, explórelo, toque con los dedos la leyenda bretona y volverá a casa con grandes historias y cuentos que contar llenos de magia. El corazón del castillo sigue latiendo y parece que aún nos deparará muchas sorpresas en el futuro, a juzgar por los vestigios y restos cerámicos y de mampostería que los arqueólogos desentierran cada verano… Llame a las puertas del castillo de Suscinio: ¡las sorpresas no han hecho más que comenzar!

Desde el siglo XIII hasta nuestros días, la historia y los diferentes usos han ido dando forma al castillo de Suscinio. Actualmente es propiedad del Consejo General de Morbihan y, tras más de 30 años de trabajos de restauración, el monumento ha recuperado su imagen de fortaleza medieval y luce en todo su esplendor. Está abierto al público durante todo el año.

Vista aérea de Suscinio © M. Schaffner

Vista aérea de Suscinio

Descubra los "incontournables" del morbihan