Saint Goustan la nuit © Y. Le Gal

Saint-Goustan, el puerto de Auray

Ubicado en el río de Auray, el pequeño puerto de Saint-Goustan conserva aún su aspecto de antaño. El pavimento empedrado que evoca a la antigua ciudad medieval, también nos habla de su historia marinera. Es fácil imaginar la intensa actividad que se desarrollaba en los muelles de esta Cité d’Art et d’Histoire (Ciudad con arte e historia) con los barcos comerciales cargando y descargando sus mercancías. El sonido de los cascos de los caballos sobre el pavimento, las casas señoriales de los capitanes… Incluso le dará la sensación de que puede encontrarse con algún que otro pirata al doblar una esquina.

  • Calle del Castillo © R. Le Guernevel

    Calle del Castillo

  • Plaza Santo-salvador Saint Goustan © Y. Le Gal

    Plaza Santo-salvador

Actualmente, la plaza de Saint-Sauveur y el muelle Franklin continúan bastante animados durante todo el año. El puerto es el teatro de una ciudad llena de vida, con mercadillos y actuaciones callejeras. ¡En verano, cada jueves está invitado a la hora del aperitivo! Y cuando cae la noche, Saint-Goustan se ilumina y las terrazas se llenan de gente. En ellas escuchará historias de marineros y de tesoros escondidos, de embarcaciones que parten con misteriosas mercancías… Por otro lado, cualquier amante del arte acabará cayendo en la tentación de adquirir alguna de las piezas originales que venden los artistas en la calle del castillo. ¡Pintores, galeristas, escultores y fotógrafos honran y decoran la calle que lleva al castillo con su arte, para gozo de los transeúntes! En la orilla derecha, del puerto, se encuentra el centro de Auray al cual podrá acceder ascendiendo por las rampas del Loc’h.

Incluidos en el inventario del patrimonio histórico, los contrafuertes del que fuera en otro tiempo el castillo de Auray se alzan por encima del puerto, ofreciendo unas vistas increíbles. Desde ahí podrá contemplar el puente de piedra con sus cuatro arcos, las casas con fachadas de entramado de madera y las calles rebosantes de flores. ¡Qué paisaje! ¡Para añadir un toque de color y de buen humor a la experiencia, no se debe perder las famosas justas náuticas! En un ambiente deportivo y familiar, varias tripulaciones ataviadas para la ocasión se retan con sus lanzas y hacen reír a los más pequeños cada vez que un combatiente cae al agua. Se puede decir que el espíritu de Peter Pan está presente en el ambiente. De modo que sus próximas vacaciones en Morbihan serán una ocasión ideal para que vuelva a sentirse como un niño...

Paseo sobre el muelle Franklin © N. Millot

Paseo sobre el muelle Franklin

Descubra los "incontournables" del morbihan