La costa salvaje © Auteurs de vues

Las costas vírgenes de Quiberon

¡Si desea respirar aire puro junto al mar y disfrutar del espectáculo que ofrecen las olas rompiendo contra las rocas, la costa virgen de Quiberon es su destino ideal!

Desde Pointe du Percho al famoso castillo Turpault, el océano esculpe el rocoso litoral a lo largo de sus 8 kilómetros. Un paseo por el sendero costero supone una verdadera lección de geografía al aire libre. En él se puede comprobar en vivo la fuerza de la naturaleza y el fenómeno de la erosión. Cada ola simboliza el intermitente pero persistente ataque del océano al acantilado, que resiste impasible a lo largo de los años.

  • La costa salvaje de Quiberon © M. Schaffner

    La costa salvaje

  • Paddle sobre la costa salvaje © Berthier / Bic Sports

    Paddle sobre la costa salvaje

Esta batalla da lugar a un espectáculo natural cuando las olas, al romper con el acantilado, forman nubes de espuma que salpican como si de fuegos artificiales monocromáticos se tratara. Todo este panorama le hará sentir muy pequeño ante la grandeza de la naturaleza. En los días de mal tiempo, en los que el mar está revuelto, el espectáculo es aún mayor, pero por seguridad es mejor observarlo desde una cierta distancia. El mar se puede convertir en algo muy peligroso sino se toman precauciones... Independientemente de la estación del año que se trate o del tiempo que haga, la costa virgen de Quiberon siempre atrae todas las miradas y cautiva los corazones de los visitantes. ¡Numerosos artistas, pintores, poetas y escritores vienen a buscar aquí la inspiración para crear obras llenas de color y expresividad! La costa virgen de Quiberon estimulará todos sus sentidos: sus ojos deben estar bien abiertos para disfrutar del paisaje, como también deben estarlo sus oídos, ante el sonido de las olas al chocar con el acantilado, notará como le salpican algunas gotas de agua en la cara y el perfume del mar penetrará en sus fosas nasales… ¡Pero sus papilas gustativas también se verán estimuladas! De hecho, Quiberon es una ciudad de pescadores especializados en la captura de la sardina. De modo que, ¡buen provecho! Tras un paseo repleto de emociones, podrá reponerse en la costa este de la península de Quiberon y relajarse en una tumbona en alguna terraza, frente a un mar mucho más calmado. Y para vivir una experiencia más completa, ¿por qué no disfrutar de los cuidados que se ofrecen en el centro de talasoterapia fundado por Louison Bobet? ¡De este modo, su cuerpo se repondrá plenamente de este cúmulo tan intenso de sensaciones!

Playa de Quiberon en marea baja © F. Plessis

Playa de Quiberon en marea baja

Descubra los "incontournables" del morbihan